El abuuuso

Image

El del dedito

Es septiembre en F1 lo que significa que ya los bonches que se iban a armar por la pelea del título se armaron, que los chismes ya se supieron y que los que no tienen chance de ganar pues ya se dedican a preparar la próxima temporada. Pero eso no significa que a los fanáticos se nos haya bajado la fiebre, así ya el careplancha de Vettel tenga asegurado el campeonato con su carro mágico e inalcanzable. No los voy a aburrir con la reseña de mi ida al gran premio porque para los que son verdaderos fans son ridiculeces de principiante y para los que no lo son, pues no les interesa, pero baste con decir que buena parte del disfrute de haber ido a fórmula 1 en vivo durante el régimen del alemán, fue precisamente ir a decirle en su cara (de bien lejos, pero en persona) hasta del mal que se iba a morir y en varios idiomas.

Tampoco me voy a explayar en los orígenes o razones de mi desbordado afecto por Fernando porque creo que los cuatro gatos que me conocen y me leen se saben de sobra el cuento de cómo la Alonsomanía me atropelló durante mi periplo ibérico y me hizo pasar de espectadora casual de F1 a ingeniera habladora de mierda, madrugadora fija y estratega geopolítica de las altas esferas automovilísticas mundiales. También porque creo que los resultados del asturiano hablan por sí solos y no hace falta confirmar que es el tigre más bravo del circo, así el payaso sea el que se lleve los premios. Lo que si voy a hacer es debatirle al Virutas este artículo http://www.laf1.es/articulos/virutas-de-goma-abucheadores-mundo-unios-tiraos-todos-desde-mismo-puente-91576 en el que me sugiere que me bote por un puente por haber tomado parte en la monumental chiflatina que se llevó Vettel junto con su trofeo del gran premio de Monza hace unas semanas.

Muy bien argumentado el artículo, en verdad no hay mucho que discutir porque Vettel es el que se lleva el primer puesto de todo cada domingo y eso, por más que adore a Alonso, ya no tiene remedio esta temporada. Pero lo que no puedo aceptar es que se me niegue mi derecho al abucheo al que me resulte merecedor en este o cualquier deporte, y nadie esta más merecedor ahora mismo para ser rechiflado que el del dedito. Tampoco se confundan, que la bulla no es porque despierte pasiones, es más bien porque no provoca nada de nada en esa repetición de la repetidera del tercer o cuarto campeonato de Schumacher, que era otro alemán inmamable pero al menos movía a las masas porque había drama de sobra para la telenovela. Es que no tiene gracia porque no hay sorpresa, no hay expectativa de lo inesperado, no hay visceralidad alguna de la que uno, como espectador más o menos dedicado se pueda agarrar.

A mi Vettel me la pela, lo escribo sin vergüenza alguna, porque no me mueve la aguja en lo más mínimo ni como piloto, ni como personaje, ni como imagen ni como hombre siquiera (para eso está Jenson). ¿Entonces que me queda cuando el más simplón de los simplones gana y gana sin que haya nadie de los interesantes que se le acerque siquiera? Obviamente expresar mi frustración a punta de abucheos, que tampoco es el fin del mundo. Nadie se ha muerto de un exceso de “buuuu” o de que le hayan mentado la madre cincuenta mil personas al mismo tiempo. Si así fuera, no quedaría ningún jugador de fútbol vivo. Y no digan que es incitar a la violencia porque si he estado en un evento pacífico en mi vida, tiene que haber sido en esa carrera. Listo, allá nos paramos frente al podio y nos desgañitamos para que se notara el descontento y cinco minutos después todo el mundo feliz tomándose fotos, riendo y abrazando gente con camisas y banderas de todos colores, equipos y pilotos, hasta de Vettel y Redbull. Sinceramente, no le veo lo grave a que la gente haga notar lo que no le gusta, especialmente porque así sean fanáticos de cable, algo hay que pagar para ver las carreras, y si me he pegado el viajecito hasta el corazón de la nación ferrarista, comprado entrada y puesto pies y nalgas para ver en vivo la competencia que me apasiona, lo mínimo que espero, es poder dar rienda suelta a todo lo que esta me inspira, eso sí, dentro de la legalidad y la sana convivencia con otras personas.

Libertad de Expresion

Libertad de Expresion

En conclusión: a) Que abucheen a Vettel o a quien gane, que no sea de Ferrari, en la mítica carrera de Monza, es de esperar. b) Que chiflen o insulten al que le daña el caminao a Alonso en la carrera de Barcelona, más que obvio que va a pasar. c) Que la rechifla se repita fuera de esas dos circunstancias en casi cada carrera de esta temporada…pues bueno, parece que no soy yo la única aburrida de ver el dedito victorioso que se pasa cuarenta o cincuenta vueltas rascando una nalga mientras los demás hacen como micos para tratar de no dejarse doblar muy pronto.

Si estoy de acuerdo en que chiflar y abuchear a Vettel por ganar no es bonito; es divino.

Anuncios

Comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s